¿Como vas de Compromiso en tu relación? Los tres factores que lo determinan

En algún momento ya os hemos comentado que, para generar y mantener una relación que SUME, es necesario sentar unas bases sólidas desde el principio.

Hay muchos elementos que hacen fuerte una relación, y los podemos resumir en lo que algunos autores llaman las 3 “C”

  1. Comunicación
  2. Compromiso
  3. Confianza

Hoy queremos hablaros del COMPROMISO

Pero ¿A que llamamos Compromiso?

En nuestro post “Existen las almas gemelas? Los tres Componentes del amor para una relación completa” también aparece el compromiso.

Stenberg, en su teoría triangular del Amor, aborda el Compromiso “como la decisión de amar a la otra persona y de mantener ese amor”.

En la primera fase de una relación (podéis ver, si lo deseáis, el post “Las tres fases de una relación o como llegar a ser una pareja consciente”), la etapa del amor romántico, el compromiso no aparece, ni falta que le hace. Porque el enamoramiento no es algo que hacemos, sino algo que nos sucede, y son los factores neuroquímicos y los psicológicos los que toman el mando de la relación.

Cuando empiezan a reducirse los neuroquímicos y abandonamos esta primera etapa, es cuando debemos empezar a tirar de compromiso.

¿Cómo va el compromiso en tu relación?

Para poner luz a esa cuestión, durante los últimos 40 años se han desarrollado muchas teorías para comprender porque algunas relaciones persisten en el tiempo, mientras que otras se ven truncadas en algún momento.

Una de las teorías que ha ganado un buen respaldo científico es el “Modelo de inversión” de Rusbult (1980).

Según esta teoría (y podemos ver coincidencias con otras que hemos visto), la decisión de un individuo de permanecer en una relación está influenciada en gran medida por su nivel de compromiso.

Para Rusbult, el compromiso de refiere al grado en que el individuo está motivado para mantener la relación.

Un alto nivel de compromiso se refleja en un fuerte apego psicológico a la relación

 

¿De que depende el nivel de compromiso?

El modelo de compromiso de inversión establece 3 factores que determinan si el individuo permanece comprometido con una determinada relación:

  1. Satisfacción dentro de la relación
  2. Calidad de las alternativas fuera de la relación
  3. Inversión.

Vamos a ver estos tres factores…

1. Satisfacción dentro de la relación

La satisfacción se refiere al grado en que el individuo evalúa favorablemente una relación.

Esta influenciada por la medida en que consideramos que el otro significativo satisface las necesidades que valoramos como más importantes para nosotros.

Intuitivamente, podemos ver como, a mayor satisfacción, podemos mostrar más compromiso. Y, por supuesto, a menor satisfacción también va a ser menor el compromiso de mantener la relación.

Aunque la satisfacción es importante para el compromiso, no es el único factor que contribuye al mismo

Afortunadamente, porque toda relación es susceptible de tener altibajos en los niveles de satisfacción, incluso en las relaciones más positivas y solidarias.

2. Calidad de las alternativas fuera de la relación

La calidad de las alternativas implica el atractivo y la disponibilidad de alternativas a una relación.

Así, si creo que no hay nadie, incluso yo mismo, que satisfaga mejor mis necesidades personales fuera de la relación actual, la calidad de las alternativas es baja.

Si pienso que no soy atractivo, puedo creer (equivocadamente) que no hay alternativas a mi relación actual, aunque esta no me satisfaga, o incluso sea tóxica.

Las creencias sobre nosotros mismos pueden llevarnos a tomar decisiones equivocadas

También en el sentido contrario al que indicábamos antes. Si yo tengo un alto concepto de mí y me considero muy atractivo, puedo llegar a pensar que por el hecho de estar en la relación actual me estoy perdiendo, vete tú a saber qué y descubrir, más tarde, que esta apreciación sobre mí mismo (y sobre los demás) estaba equivocada.

3. Tamaño de la inversión

El tamaño de la inversión se refiere a la seguridad y la importancia de los recursos que se adjuntan a una relación, incluyendo:

  • Inversiones psicológicas (tiempo, autorrevelación, energía emocional…)
  • Conexiones sociales (hijos, amigos mutuos, familia extensa…)
  • Activos físicos (patrimonio compartido)

Cuanto más importantes se perciben estos recursos, más compromiso acostumbra a existir en una relación.

Si hacemos una valoración de costes/beneficios, los recursos importantes aumentan el coste de terminar una relación.

Conclusiones

Para entender por qué las personas están motivadas para permanecer en una relación, necesitamos considerar los efectos acumulativos de querer persistir (sentirse satisfecho), no tener más remedio que persistir (poseer malas alternativas) y necesitar persistir (tener grandes inversiones).

El compromiso de la relación puede ser impulsado por diferentes tipos de motivación.

Mientras algunas personas darán más importancia a la satisfacción personal, otras quizá se la darán al riesgo de perder el patrimonio compartido…

En Conigriega somos especialistas en relaciones personales, y nuestra recomendación es que, antes de dar según qué pasos, busques asesoramiento.

Así, con nuestro acompañamiento y con nuestro método Psico Conciencia Transformacional, obtendrás una visión más completa tanto de los beneficios como de los costes de mantener ciertas relaciones.

Podrás eliminar o minimizar el sesgo que producen las creencias que tienes sobre ti mismo y tomar decisiones más razonadas.

¡¡Hasta pronto!

Scroll al inicio
Abrir chat
1
Hola Bienvenido a ConiGriega
¿En qué podemos ayudarte?